Muchos médicos y psicólogos, sobre la base de numerosos estudios científicos, según confirma la existencia de capacidades no utilizadas humanos de nuestra mente para ejecutar el control y proceso de autocuración de nuestro cuerpo. Sólo sobre la base de este conocimiento Wanda Wegener ayudó a sí misma – recobrado plena intelectual y física después de un golpe duro de la sangre al cerebro, a pesar de que los médicos descartaron por unanimidad, que se paraliza la vida.

Después de recuperar la condición física, solidificando su conocimiento y en base a su propia, difícil, pero al mismo tiempo una valiosa experiencia creó un método terapéutico, que desde hace más de 20 años de separar a los enfermos, a los traen alivio y esperanza. A petición de los participantes en los talleres y sesiones, que intentó que usan la eficacia de los métodos de Wanda Wegener y el amor por los animales que prepara programas de tratamiento para los animales.

Jeremy Bentham escribió: “No debemos preguntarnos acerca de si los animales pueden razonar o acerca de si pueden hablar, pero es probable que sufren” Psicoterapia en animales cada vez se utiliza, sobre todo como una herramienta para hacer frente a los no aceptables para las personas comportamiento de los animales, en especial todo acerca de la agresión y desobediencia. El autor Qunpet, como J. Bentham, miraba el problema desde una perspectiva diferente, centrándose principalmente en el bienestar de los animales, de la cual vendrá la alegría y la satisfacción de sus cuidadores.

El estudio científico de los efectos de los animales de psicoterapia son mucho menos documentada que en los seres humanos. Pero vamos a tratar de analizar el tema desde un ángulo diferente y un conocido psicólogo alemán y Etología de Vitus B. Dröscher plantean la pregunta “Qué hombre es un animal?”